Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

JUEGO Y APRENDIZAJE

NUESTRO HALLAZGO METODOLOGICO

 

 

por

     

                         Alicia Rodrigo[i] Mónica Sánchez[ii]

 

Ponencia publicada en el Núcleo Temático Educación Psicosocial

 II Congreso Internacional de Educación Virtual

 organizado por

Ciber Educa.com y Escola de Formació en Mitjans Didàctics

 Islas Baleares, España, 15 al 26 de abril 2002

 

 

Resumen

 

Este trabajo posee dos dimensiones: por un lado representa una síntesis reflexiva correspondiente a las experiencias llevadas a cabo durante más de 20 años en los diferentes ámbitos de actuación de las autoras, juntas o por separado; por el otro, apunta a dar cuenta de las concepciones teóricas que han sido el sostén de dicha tarea. Ambas coincidimos en el valor incalculable y no siempre reconocido que el juego tiene para descubrir procesos de desarrollo, para comprender los modos en que el aprendizaje se hace posible, para abordar, sin desestimarlo, los problemas de enseñanza.

 

 

Palabras claves

 

Educación, juego, aprendizaje, metodología, observación, acción, intencionalidad docente, construcción, favorecer, salud, afecto, comunicación.

 

 

 

 

“ La creación de algo nuevo no se realiza con el intelecto, sino con el instinto del juego que actúa por necesidad interna. La mente creativa jjuega con el objeto que ama.”

C. Jung

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


1.  HACIA EL APRENDER

 

El aprender es un proceso interno: la fuerza que impulsa ese proceso es el deseo o la necesidad de hacer conocido aquello que despierta nuestro interés o nuestros interrogantes.

Cada uno realiza su propio proceso utilizando todas aquellas formas que ha ido experimentando y que le han resultado eficaces en el tiempo transcurrido desde el nacimiento hasta su momento presente.

Cuando uno piensa en educación, generalmente piensa en la escuela; los padres y hasta los maestros y profesores creen que un chico está aprendiendo cuando escribe, lee, estudia.

Con esta premisa, discutida pero aceptada desde hace años, estamos perdiendo tiempo y espacio en la tarea de educar y de aprender.

Para nosotros, educar es generar salud, es decir, favorecer la plenitud de las acciones creativas de cada individuo, de modo tal que cada uno pueda encontrar una manera adecuada de responderse sus propias preguntas.

¿Cuándo comienzan los interrogantes y la necesidad de respuestas?

Sin lugar a dudas, ésta es la gran pregunta.

Todos sabemos que lo desconocido, lo nuevo, genera gran temor. Que las situaciones sobre las que no podemos anticipar algo nos producen ansiedad, y que sólo nos podemos relajar cuando actuamos y descorremos el velo de lo nuevo para apropiarnos de ello y hacerlo conocido.

Este razonamiento nos lleva al surgimiento de una imagen relacionada con esa misma situación: el nacimiento.

Así comienza el aprendizaje de todos y cada uno de nosotros.

¿Nos hemos puesto a pensar en la importancia de estos primeros pasos?

¿Hemos tomado clara conciencia de que éste es el inicio de un proceso que abarca toda nuestra vida?

Entonces, cuando el niño entra en el sistema educativo: ¿cuántos años lleva de educación social y de proceso de aprendizaje?: Muchos. Ya tiene ejercicio en el proceso de buscar, crear, inventar respuestas que lo estimulen a seguir, que calmen su ansiedad, que lo ayuden a crecer.

Cada vez que nace un ser humano, el mundo comienza de nuevo; todos nosotros hemos participado y participamos del descubrimiento del mundo a partir de la re-construcción que nuestras acciones van haciendo de él.

 

Aprender es el hacer cotidiano de vivir y vincularnos con el mundo, en una acción mutua de influirnos, darnos, recibir, elegir.

 

Por lo tanto, todos los días los humanos, si vivimos con intensidad, estamos aprendiendo-aprendiéndonos, educando-educándonos.

Sin lugar a dudas los estímulos del probar nos impulsan a la acción, a la creación y a la seguridad. Quienes pudieron probar en las acciones cotidianas y los juegos desde el nacimiento, son quienes se decidirán a probar con las nuevas ideas, las nuevas preguntas, las nuevas necesidades.

Estos procesos se desarrollan en función de cada uno y tienen un tono propio en lo que hace a la forma de establecer vínculos con otras: personas, objetos, ideas, situaciones.

Estas características provienen de la edad, de la historia de cada uno, de lo que nos han permitido hacer o no y de las acciones que hemos podido-querido desarrollar. Nuestros modos de relación con el mundo derivan de los modos de relación que los otros tuvieron para con nosotros y de los espacios que el mundo que nos rodea nos ha ido dando.

Podríamos reflexionar acerca de cómo se logran dichos espacios y respondernos que…

 

…como el aprender está relacionado con los vínculos, el afecto y el comunicar: estos espacios se construyen comunicando, compartiendo lenguajes que nos ayuden a conocernos mejor, a conocer a nuestros semejantes y que nos permitan tener confianza y otorgarla. Ello permitirá que haya crecimiento y nuevas búsquedas.

 

Quizás algunas palabras nos faciliten armar la trama que encuadre un ámbito de aprendizaje saludable: libertad, sostén, placer, compromiso, responsabilidad, flexibilidad, respeto, afecto, vínculos, diferencias.

Cabe aclarar que no nos estamos refiriendo a aprendizaje de contenidos en términos de conductas observables, esperables y sólo capaces de ser superadas por la acumulación de más contenidos.

En realidad, el objetivo primordial para nosotros es: aprender a convivir sana y creativamente, y dado que este aprender nos lleva toda la vida, pueden sintetizarse en él todos los demás: para adquirir independencia todos necesitamos hacer uso de nuestra libertad; para aprender a conocer el mundo todos debemos recurrir al hacer; para aprender a hacer buen uso de la libertad necesariamente hay que aprender a elegir.

Las potencialidades se desarrollan sólo con la práctica, no con el discurso; las capacidades requieren para su desarrollo una ejercitación que favorezca el probar.

Pero estos espacios no se abrirán mágicamente, sino que deben ser construidos desde nuestra necesidad, desde nuestra clara conciencia del deseo de abrirlos y completarlos.

Nuestra nueva pregunta es: ¿cómo abrir estos espacios?

 

 

2. EL CAMINO DEL JUEGO

 

El juego pertenece al reino de las conductas naturales del ser humano. Históricamente, culturalmente, no ha existido ni existe sociedad que no haya otorgado un significado al juego, conforme a su ideología, religión, costumbres, educación e influencias reinantes en la época. En el siglo que pasó y en los albores del XXI, nuevas tendencias renuevan su valor, recuperando y resignificando sus múltiples potencialidades.

 

Para nosotras el juego tiene trascendencia otorgada especialmente por:

a)      Los escritos de Freud: donde el juego adquiere el sentido de sublimación de los contenidos del inconsciente (búsqueda del placer).

b)      Los trabajos de Piaget: que valoriza el juego como instrumento de la evolución intelectual (adaptación a la realidad).

c)      Las ideas de Winnicott: quien le otorga al juego con el otro el valor de espacio del aprendizaje de lo cultural (apertura social).

 

Incluimos desde nuestra perspectiva, al cuerpo como receptor-emisor-integrador de las vivencias y reflexiones creadoras y enriquecedoras de nuestros aprendizajes.

 

Antes y ahora, muchos educadores se han ocupado del juego, enmarcándose en distintas corrientes de pensamiento, y ofreciendo desde allí alternativas variadas, propias de las fundamentaciones pedagógicas que sustentan.

Sin embargo, no siempre se reconoce, en nuestros días, el verdadero valor del jugar como acción que conlleva la educación, la formación, el desarrollo de la personalidad. Independientemente de la intencionalidad del docente. Y sin hallarse reñida con dicha intencionalidad.

 

Ahora bien: es sabido que la escuela desestima el verdadero valor del juego, dado que ella es una institución que tiene “sus propios objetivos”, y éstos se oponen (¿casi siempre?) a las necesidades naturales de los niños y adolescentes: jugar es para el maestro sinónimo de desorden, falta de interés, descontrol, indisciplina…y ocio.

Así, se considera que el tiempo dedicado al juego es tiempo perdido para el estudio. El saber se adquiere a través de la enseñanza, y ésta no se lleva bien con el jugar.

Sin embargo, los grandes pedagogos siempre han afirmado que el juego, para el niño, es el método más eficaz de aprendizaje. Es sabido que el juego recorre los estadios evolutivos del ser humano y en cada uno de ellos se ejercita con juegos distintos.

No hay duda: la teoría y la práctica están, una vez más, desajustadas. Pero esta aparente contradicción es fruto del hacer de quienes hemos transitado un camino prefijado, cumpliendo sentencias que no hemos probado nada más que para reafirmar los grandes dogmas:

En la escuela se trabaja y en la calle se juega.

En el aula se aprende lo que se enseña, y en el patio se juega.

Pero realmente…

 

¿Se puede aprender sin jugar y jugar sin aprender?

¿Se puede contrariar tanto la naturaleza humana?

¿Se puede obrar en contra de lo que realmente favorece el crecimiento y la salud?

 

Nuestra respuesta es NO, por ello salimos a probar, aprender y crear desde el JUEGO.

Jugar y divertirse es una cosa muy seria, no lo puede hacer cualquiera. Hace falta el permiso interno para disfrutar, co-disfrutar de la acción y la emoción.

Cuando esto sucede, resulta sano y enriquecedor.

Permite reunir lo que pienso con lo que siento, y armar mi manera de trabajar respetando la manera de aprender del otro. Contribuyo con mi acción al enriquecimiento del espacio de acción del otro; a animar el juego del otro, y así nos comprometemos en la elaboración de propuestas que nos enriquezcan y nos obliguen a hacer más complejas cada vez, las acciones mutuas.

 

 

3. EL JUEGO Y EL APRENDIZAJE

 

El juego le permite al pensamiento acciones espontáneas y eficaces para enriquecer las estructuras que posee y hallar nuevos caminos, nuevas respuestas, nuevas preguntas.

 

Un niño que necesita conocer el mundo desde sus posibilidades, y un docente que necesita conocer al niño, tienen en el juego un espacio que permite actos conjuntos, integradores. Este espacio favorece, además, la vivencia y la reflexión, que redundará desde:

 

 

 

EL NIÑO

Nuevos intereses

Nuevas acciones

 

EL DOCENTE

Mayor conocimiento del alumno.

Nuevas propuestas más ajustadas a las necesidades de aquél.

 

JUEGO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Como en un círculo virtuoso, de las nuevas propuestas aparecerán nuevas acciones en ambos, más abarcativas y más complejas. Y así sucesivamente.

Este proceso continuo permite la interpretación y la comprensión de la evolución del niño, y que el docente pueda generar nuevos espacios y propuestas que acompañen el desarrollo de los mismos, los contengan y los ayuden a ser artífices de su crecimiento.

Digamos que el docente puede, desde la observación en él, elaborar un diagnóstico  de su grupo, cotejando la teoría, la realidad y la vivencia.

 

Esto le permitirá:

 

             VER  (observar)

                                                                                                                

                                                                                              Al grupo y a cada niño...

 

             LEER  (comprender)

 

…para proponer nuevas acciones pedagógicas que favorezcan el enriquecer-enriquecerse en una constante relación integradora.

Esta posibilidad de leer el sentido que subyace en las acciones de los niños, le permitirá al docente hacer propuestas para:

 

·         abrir en el otro nuevos interrogantes,

·         movilizar al otro con situaciones que le exijan nuevos modos de exploración,

·         favorecer en el otro la elaboración de nuevas respuestas que lo satisfagan, hasta que se produzca un nuevo desequilibrio y una nueva necesidad.

 

La organización de secuencias de actividades que se van complejizando entre sí y se van otorgando sentido mutuamente, surgidas del diagnóstico grupal, y evaluadas desde la observación constante, formarán el cómo organizado y coherente de la tarea didáctica.

En ella se incluirán todos los datos de la realidad más el criterio propio surgido de la experiencia, integrados por el diagnóstico grupal.

Desde ella se generará el clima afectivo favorecedor del vínculo y la vivencia, para promover la creación en libertad, incluyéndonos a todos en la tarea de generar salud o educar.

 

 

4. CONCLUSIONES

 

Nos proponemos entonces que los niños se acerquen al aprendizaje a través de una modalidad de trabajo que:

Ø      Se construya desde el juego, desplegando un proceso pedagógico ordenado y flexible.

Ø      Nos permita observarlo para aprender de él y con él

 

¿CÓMO?

 

Ø      Brindándole situaciones estimulantes que apunten al desarrollo de su creatividad...

Ø      Ofreciéndole oportunidades para resolver situaciones significativas y útiles para la vida cotidiana...

Ø      Respetando su tiempo e individualidad...

Ø      Favoreciendo la solidaridad y la cooperación en el grupo...

Ø      Estableciendo vínculos armónicos entre los distintos miembros de la comunidad educativa.

 

Por ello, importa que el rol del personal dedicado a esta tarea sea activo, responsable y cuidadoso, capaz de:

 

Ø      Comprometer su cuerpo e impregnar toda la tarea con afecto,

Ø      Despertar el interés del niño,

Ø      Acompañarlo en sus experiencias de aprendizaje,

Ø      Permitirle descubrir el cómo y el porqué de cada situación problemática,

Ø      Respetar tanto sus éxitos como sus fracasos.

 

En esta profunda y verdadera manera de aprender, lo primero que necesitamos para ello es: mirar sin prejuicio, formular hipótesis, bajar el nivel de omnipotencia, compartir con el otro, hacernos preguntas, pensar, buscar, leer, dar afecto y recibirlo, incorporarlo como prioridad en la tarea pedagógica…APRENDER.

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

RODRIGO, A., SÁNCHEZ, M., TROLLA, M. T. Juego y aprendizaje: un encuentro metodo- lógico. Trabajo presentado al Congreso Latinoamericano PEDAGOGÍA ’93. La Habana, Cuba. Obtuvo el Premio a la Ponencia Destacada en el Núcleo Pedagogía.

BLEGER, J: Psicología de la conducta. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 3ra. edición, 3ra. reimpresión, 1971.

BALLY, G. El juego como expresión de la libertad. México, Fondo de Cultura Económica, 2da. reimpresión de la 1ra. edición en español, 1973.

BRINGUIER, J. C. Conversaciones con Piaget. Barcelona, Gedisa, 1977.

DE BONO, E. El pensamiento lateral. Buenos Aires, Paidós, 1987.

LAGACHE, D. El psicoanálisis. Buenos Aires, Paidós, 1973.

LEIF, J.; BRUNELLE, L. La verdadera naturaleza del juego. Buenos Aires, Kapelusz, 1978.

MORENO, M. La pedagogía operatoria. Barcelona, Laia, 1987.

PIAGET, J. A dónde va la educación, Barcelona, Teide, 6ta. Edición, 1983.

PIAGET, J. El criterio moral en el niño, Barcelona, Fontanella, 1971.

PIAGET, J. La formación del símbolo. México, Fondo de Cultura Económica, 1ra. edición, 4ta. reimpresión, 1977.

PIAGET, J. Psicología de la inteligencia. Buenos Aires, Psique, 1973.

REUCHLIN, M.  Historia de la Psicología. Buenos Aires, Paidós, 1959.

VOLPICELLI, L. La vida del juego. Buenos Aires, Estrada, 1969.

WINNICOTT, D. Realidad y juego.  Barcelona, Gedisa, 2da. edición, 1982.

                                  

 



[i] Alicia Rodrigo es Psicólogo Educacional, Universidad Nacional de La Plata;  Directora General del Jardín Maternal y de Infantes Aire Libre; Miembro Asesor del Gabinete de Jardines Maternales de la DIEGEP, Provincia de Bs. As.; Docente y Coordinadora del Posgrado de Maternal en instituciones del Nivel Terciario en esa ciudad. Autora y coautora de publicaciones especializadas.

mailto:jardinairelibre@uolsinectis.com.ar

[ii] Mónica Sánchez es Licenciada en Ciencias de la Educación, Universidad Argentina JFK; Docente del Nivel Terciario de la ENS N° 10, Capital Federal; Asesora y Coordinadora Pedagógica del Jardín Maternal y de Infantes Brotecitos; se ha desempeñado en todos los niveles educativos y en ámbitos no formales en 3ra. Edad, investigando la problemática del juego, la enseñanza y el aprendizaje; autora y co autora de publicaciones especializadas.  mailto:monickasanchez@fibertel.com.ar

 

Compartir esta página

Repost 0
Published by

Articulos

  • : El blog de CARMEN MELLADO
  • : ESPACIO DEDICADO PARA EDUCADORAS, FORMADORAS Y QUIENES TRABAJAN POR LA NIÑEZ
  • Contacto

Perfil

  • CARMEN MELLADO
  • PSICOLOGA QUE BUSCA AVANZAR EN UNA EDUCACION DE CALIDAD BASADO EN EL PROTAGONISMO DEL NIÑO, RECONOCIENDOSE COMO SUJETO DE DERECHOS

Texto Libre

Archivos

Paginas Amigas